Un turista adolescente daña un monumento egipcio de hace 3.000 años