Un turista americano recibe una brutal paliza en plena calle en Londres