El truco científico que hace que un dibujo pueda moverse