Una treintena de subsaharianos llega a la playa de San Lorenzo, en Melilla