El tratamiento con técnicas de fisioterapia permite controlar la progresión del lifedema