Las tragedias que se podrían haber evitado con una buena elección del recinto