La tradicional carrera del queso pone a prueba a los vecinos de un pueblo británico