Con cáncer y sin trabajo, podría mantener su casa gracias a la sentencia europea