La ley da la razón a las trabajadoras que denunciaron cobrar menos por ser mujeres