Las carreteras españolas dejan 224 fallecidos en julio y agosto, 31 menos que hace un año