La víctima de la maleta podría ser el novio del presunto asesino