Un grupo de vecinos de Palos de la Frontera vivió el tornado prácticamente desde dentro