Las tormentas veraniegas afectan a toda la península