Tras la tormenta, la nieve atrae a muchos curiosos