Nunca pensó que tirar el cigarrillo por un agujero le podría haber costado la vida