El terrorista de Nueva York eligió la noche de Halloween para hacer el mayor daño posible