¿Hay que recortar las libertades a cambio de una mayor seguridad frente al yihadismo?