Los ecuatorianos en España, angustiados por sus familiares