El temporal que azota el noreste de Estados Unidos provoca dos muertes