La cota de nieve baja hasta los 300 metros en Galicia