Cubiertas arrancadas y sesiones de surf, los contrastes del temporal en el Cantábrico