La semana parlamentaria, marcada por los 118.000 millones del techo de gasto