Los tacones le juegan una mala pasada a la Duquesa de Cambridge en pleno acto oficial