Los dispositivos sin sujeción en el coche pueden tener consecuencias fatales