Los tinerfeños se deslizan con sus 'tablas de San Andrés' por las calles más empinadas