La menor agredida supuestamente por los jugadores de La Arandina vive aislada del revuelo mediático