La suciedad invade el Juzgado de Paz de Oleiros