El sucesor de Benedicto XVI podría ser elegido en marzo