El sospechoso de violar y matar a un niño de 11 años se escondía en un monte en Barcelona