La sospechosa de la muerte de un guardia urbano asegura que hay una tercera víctima