El ladrón más gafe: Roba un botín y el viento se lo lleva