Así ha sido "el suicidio dulce" de la sonda espacial Rosetta