El solitario se sienta en el banquillo