La escuela de sirenas, un éxito en Florida