Un ciclista tiene cuatro veces más posibilidades de morir en carreteras que en ciudad