El ‘síndrome del carril izquierdo’ puede costar dinero y vidas