Un hostal, regentado por personas con síndrome de Down, pide ayuda