Más cerca de una solución esperanzadora para el síndrome de Escobar