Más de 2.000 afectados por el síndrome Phelan-McDermid no se diagnostican