La peor sillita a contramarcha es más segura que la mejor a favor de la marcha