Unos siameses se miran a los ojos por primera vez tras nacer unidos por el cráneo