Es una sentencia "castigadora" con la familia