El sector juguetero apuesta por la tecnología