Setas, piñones y musgo: así se alimentaban los primeros asturianos