Un niño de dos años se salva gracias a una canción de Justin Bieber