Los tomates, mejor fuera del frigorífico