El sexo no aumenta el riesgo de infarto