Los saltos desde las rocas, una afición demasiado peligrosa