Una treintena de inmigrantes entra en Melilla después de un salto masivo