Amy, la segunda víctima de las salchichas con afileres en los parques de Durango